Publicado: 27 de Febrero de 2018

Hablemos de nosotros. 
Hablemos de hacer balance y veamos que tenemos.
Porque una cosa es que nosotros trabajemos para ellos en el día a día, que sabemos que es nuestra misión y donde ponemos todo nuestro "saber hacer" y otra muy distinta es que te lo reconozcan desde fuera y eso amigos... sabe muuuy bien.

Si bien es cierto que nuestros más exigentes críticos somos nosotros mismos, la opinión de los que nos rodean también nos importa, porque te llega con educación y mucho respeto. Y nos importa sobre todas las cosas, porque han delegado en nosotros que cuidemos a sus seres más queridos ya que ellos, por razones varias, ahora no pueden hacerlo. Es por esto, de agradecer la opinión que les merecemos.

Entonces, ¿cómo no vamos a destacar el potencial humano?
Entregado, con profesionales de los cuales no puedo decir otra cosa que no sea, que con los mejores y que en algunos casos les avalan más de 20 años en el sector. ¡Claro que hay que destacarlo y valorarlo!, pues si el motor principal de nuestro funcionamiento son nuestros abuelos, el eje que mueve ese motor, son el personal con el que contamos, creando un vínculo de confianza entre nuestros mayores y todas las trabajadoras que les atienden en las actividades básicas de su vida diaria.
Si a todo lo dicho, añadimos que la residencia es familiar por la capacidad numérica que tenemos, hace que el ambiente sea el idóneo para que se sientan como en su casa, que es uno de nuestros objetivos primordiales. 

Por todo ello, os damos las gracias, porque confiáis en nosotros y porque espero que sigáis haciéndolo durante mucho tiempo más, ya que para todo el equipo es una labor muy gratificante y de la cuál nos sentimos muy orgullos@s.

Gracias.